D.O. Jumilla

De los concursos de vinos y otras tonterías

publicado en: BLOG | 0

9aa91352e792f145830c61b99571c730_XLHay concursos y concursos. De vinos, también. Lo dejaremos por escrito para que no vuelvan a convocarme (¿o ya no me convocan?) a catar en concursos de vinos en los que cato quizá 50, 60 vinos de los 1.800 presentados a examen. No, no es que a mi presencia llegue ese número de elaboraciones y a presencia de otros los 1.740 restantes. Se trata de que nadie cata más allá de unas cuantas decenas. Sólo es un ejemplo, pero muy real. Un catador en un concurso grande (por número de muestras) puede probar un 10 por ciento de los vinos presentados… Lo demás, medallas, muchas medallas de oro, plata, bronce. Ahora toca el Concurso de Vinos de la Denominación de Origen Jumilla. Examinaré y puntuaré, si no han cambiado las bases de este certamen, la mitad de las muestras presentadas. Así está mejor. Lo que suceda me concernirá porque seré de verdad parte responsable de todo el proceso. Los concursos de vinos no son más o menos importantes por el número de muestras presentadas y sí lo son por el número de muestras catadas por cada examinador. Volveremos con este tema. Y con todas las tonterías añadidas que tienen. Sí, claro, dirán que escribo esto porque ya no me llaman de muchos concursos. Sí, claro.

Dejar una opinión